Visión Global

“Son una amenaza” por Claudio Fermín

“Son una amenaza” por Claudio Fermín


Claudio Fermín / @claudioefermin.

Fue hace un año, el Día de la Juventud. Las calles de Caracas se llenaron de jóvenes descontentos con la inseguridad y con el desabastecimiento. A su lado marchábamos sus padres, sus profesores, sus compañeros de trabajo. Plaza Venezuela recogió la multitud procedente de distintos rincones de la ciudad. Los oradores más llamativos fueron los líderes estudiantiles. Todo fue entusiasmo y camaradería.
A primeras horas de la tarde, muchos nos retiramos. Habíamos participado en una hermosa jornada donde el reclamo por una vida mejor era eco colectivo. El compromiso de las nuevas generaciones llenaba la atmósfera de esperanzas por una lucha que no cesaría.
Al caer la tarde, Bassil había sido asesinado en las inmediaciones de la Fiscalía. Los dedos acusadores señalaban a funcionarios policiales del horrendo crimen. Antes de finalizar el día, dos venezolanos más rendían sus vidas ante balas arteras.
El país salió a las calles. En el Táchira. En Mérida. En Valencia. Caracas rugía de dolor por los muertos que se multiplicaban día a día. La indignada protesta era la voz del pueblo. La represión fue la del gobierno. Detenidos, torturados, asesinados. Así se fue consumiendo Venezuela en una de sus horas negras.
Las autoridades perdieron el rumbo. La Guardia Nacional actuaba asociada a bandas criminales para sembrar el terror. La llamada Sala Constitucional convertía en delito el derecho a manifestar. Centenares de estudiantes eran secuestrados con el método del régimen de presentación. Jueces que debían administrar justicia se vestían de verdugos. Estudiantes presos. Torturadores y criminales sueltos. La impunidad enseñoreada.
Hoy, al año, resalta la indeleble marca del abuso y del atropello: decenas de familias enlutadas; 61 estudiantes presos, como si se tratase de delincuentes peligrosos; centenares con libertad precaria, sin derecho a expresarse, a asociarse, a manifestar. Ciudadanías disminuidas por el autoritarismo.
No hay buenos augurios. Autoridades acobardadas por un país que protesta la mala conducción creen guarecerse en la amenaza, en el terror. Anuncian con una repugnante resolución que dispararán a matar a quien ose protestar.
Cuando un gobierno advierte de que va a violar los derechos humanos, ha traspasado los límites. Han perdido el control. Son una amenaza pública.

Publicado por Últimas Noticias el 12 de febrero de 2015

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529