Visión Global

“Soñando despierto” por Román Ibarra

“Soñando despierto” por Román Ibarra


Román Ibarra / romanibarra.

El título de este artículo, no alude en ningún caso a la canción popularizada por los grandes de la salsa, Willie Colón, y Héctor Lavoe. No, por el contrario, se trata de expresar –en medio de las angustias por las que atraviesa el país- un deseo inmenso por el cese de la diatriba permanente, y la necesidad de que nos pongamos de acuerdo para idear un mecanismo de entendimiento, con el cual, se sienten las bases para un nuevo y gran acuerdo nacional que viabilice un sistema político verdaderamente democrático y alcanzar la participación de todos los sectores para la paz social, y el progreso económico.

Hemos perdido otra oportunidad en estos 16 largos años de ensayo comunista, en las peores manos posibles. Primero Chávez, y luego Maduro, obnubilados con el proyecto fracasado de los Castro en Cuba, y valiéndose de la legitimidad otorgada por el pueblo venezolano, nos han querido imponer una forma de vida ruinosa e hipócrita. Su odio, y resentimientos, les impulsaron a destruir el aparato productivo económico privado, secuestrar el sector productivo del estado, y con ello convertir al país con la mayor potencialidad económica de la región, en el nuevo Haití de América Latina.

La ruina del país es evidente y se expresa con la más alta inflación mundial; escasez y desabastecimiento galopantes, y el bachaqueo como consecuencia de ambas; el auge de la inseguridad que se lleva la vida de los venezolanos por decenas de miles cada año (segundo país más violento del mundo), aunado al alto porcentaje de impunidad, y el secuestro institucional del poder judicial hasta anularlo por falta de independencia y autonomía; la inexistencia de condiciones para garantizar la vida con dignidad, y el creciente desempleo, entre otros, dan cuenta de un país ingobernable.

La hipocresía, también se exhibe impúdicamente, en vista de que mientras el común de los ciudadanos tiene que hacer malabares para la preservación de la vida y los bienes, y atravesar el calvario de la supervivencia económica, los dirigentes y encumbrados en las esferas del poder político venezolano, se han convertido también en la nueva clase económica, producto de la corrupción más grande que haya ocurrido en nuestra historia republicana, restregándonos  groseramente su riqueza mal habida. Se burlan así de las carencias económicas, y sociales de las mayorías depauperadas, llevadas a esos extremos lamentables, precisamente por la mediocridad de sus ejecutorias.

No obstante, salir de este laberinto no se consigue con la misma receta de odios y venganzas. Por el contrario, se hace necesario como hemos dicho, un escenario propicio para la concertación y el diálogo que permita diseñar el mapa de una Venezuela distinta a la del presente, que convoque a todos los ciudadanos –cada quien desde su posición profesional, laboral, política, social, y económica- y entre todos contribuir a darle viabilidad a una sociedad moderna y democrática, en la que sea posible alcanzar la meta de vivir, y progresar con libertad. Una sociedad que vuelva a invertir en la formación de sus cuadros, y garantice la inserción de todos en el campo laboral de acuerdo a sus intereses, y vocación.

Tenemos una gran oportunidad este año de comenzar a cambiar el estado en que nos encontramos, si logramos torcer el rumbo equivocado que llevamos, y desde la Asamblea Nacional alcanzar una mayoría sólida que permita legislar para la democracia productiva y libre, y controlar al gobierno que hasta el presente ha deshecho el país con una mayoría tramposa a su servicio desde el parlamento. Que este sueño se convierta en realidad.

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529