Visión Global

Táchira, un semana de mucho dolor…

Táchira, un semana de mucho dolor…


Hasta el lunes de la semana que termina, la carrera 15 entre calles 12 y 13 de Barrio Obrero era una cuadra más de San Cristóbal. Lo que el martes ocurrió frente a la casa N° 12-21 desencadenó reacciones en todo el continente. “Aquí murió un inocente 24-F 2015 Kluiverth R.”, se lee ahora junto a una silueta dibujada sobre el pavimento. “Mora PNB asesino”, completa el grafiti de la pared, en letras rojas. Justo ahí cayó Kluiberth Ferney Roa Nunes, un joven tachirense que vivió 14 años, dos meses y 24 días.

Durante la semana que termina fueron documentadas reacciones de repudio al homicidio y de exigencia de justicia por parte de la secretaría general de la Organización de Estados Americanos (OEA), de la Oficina Regional para América del Sur del Alto Comisionado de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos, de la ONG Amnistía Internacional, de la Secretaría de Estado del gobierno de los Estados Unidos, de la organización integrada por unos 90 ex jefes de Estado internacionales conocida como el Club de Madrid y de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), entre otras organizaciones supranacionales.

El presidente Nicolás Maduro ordenó abrir una investigación exhaustiva. “Yo condeno este asesinato, basta ya de violencia”, reaccionó. No es el policía Javier Mora Ortiz el único aprehendido por el suceso que conmovió al continente. La fiscal general Luisa Ortega Díaz reveló que hay nueve detenidos por el caso.

Con base en las informaciones publicadas por Diario La Nación, la siguiente es apenas una síntesis cronológica de la difícil semana que termina:

Lunes 23: violencia estudiantil

Saqueadas oficinas del Instituto Santiago Mariño. (Foto/Jorge Castellanos)

Saqueadas oficinas del Instituto Santiago Mariño. (Foto/Jorge Castellanos)

Eran cerca de 80 los encapuchados, supuestos estudiantes de la Escuela Técnica Industrial, quienes a media mañana irrumpieron en las instalaciones del Instituto Universitario Politécnico Santiago Mariño, en la avenida Libertador. Durante una hora de tensión amenazaron al personal, saquearon materiales y causaron destrozos en la planta física, la cual atacaron con piedras y bombas molotov. “Tumbaron la puerta, robaron archivos, computadores y un televisor. Perdimos toda la información que teníamos de nuestros estudiantes de nuevo ingreso”, narró una docente. Cinco universitarios resultaron heridos a pedradas. Fueron detenidos tres manifestantes y otros dos hombres que se habrían identificado como defensores educativos. Testigos objetaron la demora de las comisiones de la Policía del Táchira para llegar a controlar el orden público.

Martes 24: el día más negro

Jóvenes exigieron justicia tras el homicidio. (Foto/Jorge Castellanos)

Jóvenes exigieron justicia tras el homicidio. (Foto/Jorge Castellanos)

A un año exacto de la muerte del manifestante Jimmy Vargas y del incendio a la sede de Cotatur, sucedió el día más negro de la semana. La víctima: Kluiberth Roa (14). El presunto victimario: el oficial de la Policía Nacional Bolivariana Javier Mora Ortiz (23). El defensor del pueblo, Tarek William Saab, admitió que el agente disparó contra el estudiante de bachillerato con una escopeta con perdigones de plástico “que no debe ser usada en manifestaciones públicas, ni tampoco en el rostro, porque el resultado es fatal”. Coincide con un reporte del Cicpc, referido por El Nacional, que indica que al policía le fue incautada una escopeta marca Remington, modelo 870, calibre 12, con par de cartuchos con perdigones de goma, e inscripción de la Policía Metropolitana. El acta de defunción refiere que la muerte fue causada por arma de fuego, sin especificar cuál.

Miércoles 25: barricadas y duelo

Ardieron cauchos en algunas calles de la capital. (Foto/Carlos Eduardo Ramírez)

Ardieron cauchos en algunas calles de la capital. (Foto/Carlos Eduardo Ramírez)

La prensa regional y nacional de este día publicó las reacciones sociales y políticas al asesinato: clases suspendidas por duelo en todo el Táchira, barricadas en varias avenidas del sur y norte de San Cristóbal, destrozos en plaza Los Mangos y Barrio Obrero. “Vamos a restituir el orden”, reaccionó el comandante de la Zodi-Táchira, general José Morantes Torres, en una rueda de prensa celebrada el martes por la tarde. También el miércoles el oficial Javier Mora fue imputado por homicidio intencional calificado, uso indebido de arma orgánica y quebrantamiento de pactos y tratados internacionales, con un agravante previsto en la Ley de Protección a Niños y Adolescentes. De la Lopnna era, casualmente, la última clase que vio Kluiberth Roa en el Colegio Agustín Codazzi, según informaron sus compañeros en el sepelio, que se efectuó a las 4:00 p.m. en el cementerio El Mirador.

Jueves 26: llamados a la paz

Solidaridad con el padre de Roa en el Concejo. (Foto/Jorge Castellanos)

Solidaridad con el padre de Roa en el Concejo. (Foto/Jorge Castellanos)

La Iglesia católica llamó al Gobierno a prohibir el uso de armas letales para el control de manifestaciones públicas. “Basta de violencia asesina”, clamó el cardenal Jorge Urosa Savino. En Táchira, el obispo Mario Moronta ya había condenado de manera enérgica la muerte del joven estudiante. “Apostamos por la paz. Pero es necesario respetar la vida de todos. Nadie es dueño de la vida de los demás”, se expresó el pastor diocesano. Mientras vecinos de Residencias El Parque y Pirineos denunciaban “ataques desproporcionados” de la fuerza pública la noche previa, el Concejo Municipal declaraba hijo ilustre de San Cristóbal a Kluiberth Roa. En la carrera 15, y a dos días del suceso, el Cicpc inició las experticias del crimen. Más tarde, a dos cuadras, en Residencia de Gobernadores, José Vielma Mora recibió a autoridades universitarias e hizo un llamado a la paz.

Viernes 27: citaciones y denuncias

Junto al gobernador, la madre de Roa llamó a la paz. (Foto/Dirci)

Junto al gobernador, la madre de Roa llamó a la paz. (Foto/Dirci)

La tarde-noche anterior, 19 manifestantes habrían resultado heridos (14 con lesiones menores y cinco de gravedad, según versión de estudiantes) en el contexto de enfrentamientos con la GNB en la ULA-Táchira. El viernes, un par de médicos residentes del Hospital Patrocinio Peñuela, del Seguro Social, fueron convocados a rendir declaraciones ante el Cicpc por haber dado atención médica primaria a un joven que tenía comprometido un brazo. En tanto, el diputado a la AN, Darío Vivas, anunció que había denunciado en Fiscalía a la directiva de la Universidad Católica porque, según alegó, desde su sede “se desarrolla un plan de preparación del nuestros estudiantes para la violencia”. La madre de Kluiberth Roa, Vivian Nunes, se reunió con el gobernador José Vielma Mora, mientras que el padre, Erick Roa, hizo lo propio con la alcaldesa Patricia de Ceballos.

 .

Daniel Pabón/La Nación

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529