Visión Global

“Tarjeta al Balón pie” por Manuel Carrillo de León

“Tarjeta al Balón pie” por Manuel Carrillo de León


Manuel Carrillo de León / @mcarrillodeleon.

Fue en China 400 A.C. donde Fu-Hi envolvió en cuero unas ramas secas e hizo el primer balón para jugar con las manos o los pies. De allí pasó a la India y luego a Persia. Por estos lados en épocas precolombinas, los aztecas practicaban con una bola y un arco de pared el pock a pock, dificil juego en el que solo podían usarse caderas y cabezas. Los del equipo perdedor daban en ofrenda sus vidas, sacrificadas a los dioses, era un juego de 1 a 0. En la Grecia antigua, la bola era el estómago de un cordero relleno de paja. Pero es la Roma imperial la que introduce este juego en Britania, hoy Gran Bretaña.

Lo llamaban Pilota y se prohibió en la Edad Media por violento después que tenían 1500 años jugándolo . Los ingleses lo modernizan, perfeccionan, reglamentan en el siglo XVIII y en la actualidad es el juego universal. Mil quinientas millones de personas vieron la Copa Confederaciones de Brasil en vivo y directo, de esta fascinante adicción que es el FÚTBOL. Juego que tanta adrenalina y emociones genera, lo practican profesionalmente atletas superdotados que hacen en 90 minutos y más, esfuerzos físicos de cíclopes, rigurosamente regidos por normas de la FIFA- organismo con las dimensiones mundiales -tanto sobre el juego mismo como las infraestructuras y condiciones de los estadios donde se celebran las COPAS, que por cierto, cada vez son más.

Asombran las gigantes cifras invertidas por los países y las marcas de anunciantes, y los grandes esfuerzos de los lobbys para conquistar la sede de los eventos, en la latitud que sea. Algo olía mal en Dinamarca. La penúltima fiesta del fútbol en Alemania en el 2011 fue una movilización económica y humana sin precedentes, 350 mil turistas estables en posadas, hoteles y apartamentos, y más de un millón flotantes, que entraban y salían. Aviones, trenes, autobuses, carros y motos saturaban las vías públicas. La gente colmaba restaurantes, comía y bebía de todo a toda hora y gastaba a manos llenas durante tres semanas que duró la locura colectiva. Luego la tranquilidad de la devastación y el regreso a la normalidad, o sub-normalidad como quiera llamarse por que los efectos económicos post-mundial fueron terribles. El hombre es un animal de costumbres. Querían seguir la fiesta.

El primer mal ejemplo

Grecia, país que ha vivido mayoritariamente de su historia antigua y no produce nada, tiene una clase política irresponsable que inicio el mal camino y persisten . El país vio en los juegos olímpicos del año 2004 – esos que ellos inventaron hace dos mil setecientos años – una oportunidad de oro, para potenciar el turismo en decadencia y salir de abajo. Hicieron lo imposible para coronarse como sede de las Olimpíadas , sin condiciones ni presupuesto para ello. Se endeudaron por un equivalente de tres veces su ingreso anual con bancos y empresas europeas para construir estadios, hoteles, autopistas, y aeropuertos, obras inficionadas por la corrupción. La economía se sacudió , se mal acostumbraron al gasto desbordado, hubo bonanza sin poner ni un dracma. La fiesta olímpica culminó en fracaso, no fue el turismo esperado por su coincidencia con la Copa de la Liga Europea y se quedaron con la deuda, las obras, su mantenimiento y los más importante, con pocos ingresos. Eso si, el gusto global por el deporte en general se había mudado al FÚTBOL con la ayuda de las grandes cadenas de TV especializadas en deportes y Grecia había quebrado.

La FIFA en el ojo del huracan.

En su mejor momento histórico, Japón y Corea países que veían al fútbol como un deporte exótico y lejano, se empeñaron, y los europeos reyes del asunto,ni cortos ni perezosos les lanzaron el Mundial del 2002, con lo que pusieron a pasar aceite a los tigres asiáticos, para entonces modelo de producción y productividad del mundo. Todavía cojean. Alemania 2006 fue la excepción, en fin son la gran potencia europea y de un tiempo para acá todo les sale bien. Sin embargo los estragos internos fueron noticia.El presupuesto de Sudáfrica para los juegos del 2010 fue de 6 mil millones de dólares y termino costando 9 mil, lo pagaron con inflación y endeudamiento, es decir empobrecimiento, obviamente su crisis persiste y claro, no saben que hacer con esos estadios, inmensas canchas vacías costosas e inútiles. Dicen que ahora son estacionamientos.

Brasil 2014 se planeó con un presupuesto de 9 mil millones de dólares, y termino en 13 mil . En este país, el último – y quien sabe hasta cuando – en entrar en la vía del desarrollo pleno, las protestas por unas medidas económicas aplicadas al calor de la Copa de Confederaciones incendiaron la pradera y las movilizaciones sociales acusaron al gobierno, entre otras, del desvío de fondos ordinarios del bienestar publico para el fútbol, paradójicamente su deporte nacional. Están en jaque la Rousseff y el lulismo. Las clases humildes que venían mejorando su standard de vida dicen que viven una infelicidad feliz, por el abrupto retroceso. Peligro de caos en puerta. Para la versión Rusia 2018 las cosas van igual. Presupuesto de 20 mil millones de dólares, llevan gastados 13 mil y faltan tres años años.

Las clases dirigentes se empeñan en vender sus países para una causa, que de apariencia noble termina siendo un desastre económico y la pagan INJUSTAMENTE sus pueblos de manera directa. Pan y circo hoy, hambre mañana, solo queda afirmar que después de la excelente diversión del fútbol global, la herencia es un poco de miseria para los ciudadanos de a pie en cada país sede y por supuesto algo de corrupción ahora no solo de los políticos de turno sino de los que coordinan este hermoso deporte. Se asomó la punta del Iceberg en Suiza. Fin de mundo diría mi abuela.

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529