Visión Global

“Tenemos fecha” por David Uzcategui

“Tenemos fecha” por David Uzcategui


David Uzcategui / @DavidUzcategui.

La cita es el 6 de diciembre, nadie debe faltar y la vista estará puesta en el futuro…

El develamiento final de la fecha para las elecciones parlamentarias, fijadas el día 6 de diciembre del corriente año, es sin duda la más importante de las noticias ocurridas en nuestro país en los últimos días. Con ello, termina una espera que había tenido eco internacional y que era una de las demandas del grupo de venezolanos que recurrieron a la huelga de hambre.

Por primera vez los comicios legislativos tienen tanto peso en la opinión pública, lo cual habla de la madurez del pueblo, especialmente en el caso de Venezuela, una nación presidencialista que, en estos años ha aprendido a valorar lo que el equilibrio de poderes puede hacer por una democracia. Esta vez, apostará a la importancia de la elección del Legislativo para contribuir a enrumbar a nuestra nación hacia un destino prometedor.

En primer lugar, cabe preguntarse por qué se tardó tanto en definir la cita, ya que es de democracias serias y consolidadas el anunciar las fechas de estos encuentros con antelación y no dejarla para última hora. Al respecto hubo muchas especulaciones, a las cuales no queremos unirnos. En primer lugar porque son sencillamente eso, suposiciones; y adicionalmente, porque ya tenemos la fecha y eso es lo importante.

Por otro lado, coincidimos con el coordinador de la mesa de la Unidad Democrática, Jesús “Chúo” Torrealba, en cuanto al hecho de que fue la presión ciudadana la que logró que se diera a conocer dicha fecha.

Juego “trancado”

En una sociedad que tiene el juego “trancado” como la nuestra, el derecho a votar es percibido como una válvula de escape, y más cuando otras instancias de diálogo se han enrarecido. Nunca unos comicios parlamentarios habían sido tan esperados como estos en nuestra historia; y no solamente por los partidos y demás actores políticos, sino por la gente.

Y en cuanto a la MUD, esta instancia de la alternativa democrática sigue escuchando lo que clama el electorado y lo demuestra una vez más con la intención de maniobrar concertadamente ante esta cita en las urnas, lo que denueste la solidez y congruencia del sentimiento unitario.

Dicha alianza ha sido duramente criticada, no solamente desde el oficialismo, lo cual es de esperarse; sino también desde instancias contrarias al Gobierno que prefieren actuar por su propia cuenta, olvidando que la circunstancia demanda articulación colectiva y suma de fuerzas. Todos tememos qué aportar a la coalición; pero cada uno de esos aportes por sí solo, se convierte en sal y agua en medio de la compleja circunstancia que atravesamos.

Y llevando agua al molino de tan necesaria unión, recordemos el titánico esfuerzo que implica poner de acuerdo a casi 30 organizaciones políticas de los más diversos matices ideológicos, pero todas sumadas bajo el paraguas de la necesidad de un país y de su eficiente funcionamiento, para que los venezolanos podamos crecer en todo sentido.

En todo caso, la tarea de la alianza opositora va al día, pues ya presentó a sus candidatos, unos fueron producto de las elecciones primarias que celebraron en algunas circunscripciones y otros fueron escogidos por el consenso. La dirigencia de la MUD ha anunciado a este grupo de líderes como “la alianza perfecta”, con lo cual ha demostrado no solamente capacidad de hacer política con mayúscula, sino también la voluntad de convivencia que distingue a los factores democráticos que le apuestan a otra Venezuela.

La circunstancia del próximo encuentro electoral es inédita en los años recientes en Venezuela, pues es la primera que se da a casi tres años de la desaparición física del presidente Hugo Chávez, cuya conexión afectiva con sus partidarios es reconocida incluso por sus más acérrimos detractores.

Desaparecido este vínculo con la dirigencia oficialista actual, el electorado juzgará con más objetividad y equilibrio los pro y los contra de ambas propuestas de gobierno. Tocará a los votantes juzgar si su calidad de vida ha mejorado o empeorado y adicionalmente, dar una oportunidad a un modo distinto de ejercer el poder desde una instancia que permite hacer cambios de impacto en la realidad nacional.

Por otro lado, el presidencialismo también luce extraviado como visión política en unas elecciones parlamentarias en las cuales hay pluralidad de rostros y se puede conformar un cuerpo que plasme no solamente los colores del arco iris electoral venezolano; sino también comience a proyectar nuevos líderes que tomarán posiciones claves del universo político nacional en los años por venir.

Los votantes deben apostar a esta oportunidad y adicionalmente, servirles el camino a quienes protagonizarán los grandes cambios que más pronto que tarde serán inevitables. La cita es el 6 de diciembre, nadie debe faltar y la vista estará puesta definitivamente en el futuro, jamás en el pasado.

El Universal, 26 de junio de 2015
Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529