Visión Global

“Tenía casi un mes sin comprar carne porque no alcanza y porque no se consigue”

“Tenía casi un mes sin comprar carne porque no alcanza y porque no se consigue”


El billete de máxima denominación en Venezuela no permite comprar un kilo de carne, tampoco medio kilo. Quienes van a comprar la proteína en establecimientos sin punto de venta deben cargar un fajo de billetes para cancelar los 800 bolívares que ronda el kilo de carne de primera, monto al que debe sumar más bolívares si la proteína es molida o picada en bistec.
A7PRECIOS

El monto ha repuntado abruptamente en los últimos meses y pese al último ajuste realizado por la Superintendencia de Precios Justos (Sundde) al precio de los cortes de res, el costo del mercado sigue triplicando el monto oficial que fue fijado en Bs. 250 los tajos de primera, de acuerdo con la providencia 055/2015 del 1 de junio, difundida por el ente gubernamental.

El monto subió apenas 30 bolívares, respecto al ajuste previo de marzo, en el que fueron incorporados a la regulación los cortes de lomito y solomo de cuerito, piezas que estaban fuera del control oficial.

Sin embargo, aunque entraron en el control de precios, se siguen vendiendo a montos superiores a la carne de primera, específicamente entre Bs. 1.000 y 1.300 el kilogramo, un precio que asusta a más de un comprador.

Mujer maravilla

“La semana pasada en El Vigía, la carne en canal estaba en Bs. 410 el kilo. Esta semana, no cargamos porque ya están cobrando Bs. 420 el kilo”, explicó el empresario Juan Carlos Sánchez, de la Carnicería Alta Vista. Admitió que el alza ha mermado las ventas entre 50 y 60%.

Yasmín Briceño es un ejemplo de la reducción de las ventas. Este jueves fue a la carnicería, pero solo pudo comprar medio kilo de carne en bistec. Gastó por eso Bs. 497. “Esto es horrible, pensaba comprar un poco más, pero no se puede, lo rendiré con papa y haré arroz para completar”, expresó.

Marvis Rodríguez salió alarmada con la factura en la mano por Bs. 1.888,10, con solo dos kilos de carne, uno en bistec y otro molido. “¿En qué clase de país estamos viviendo con estos precios? Soy la mujer maravilla porque solo así se puede estirar el dinero para hacer mercado y pagar todo, la semana pasada tuve que pasar 12 horas en la cola del Bicentenario para comprar leche, harina y aceite”.

“Al mes, gasto más de 12 mil bolívares entre carne y pollo, sin contar pescado”, estimó Gilberto Valdez, quien admitió que en su casa han bajado el consumo de las proteínas por la escasez y la inflación. “Tenía casi un mes sin comprar carne porque no alcanza y porque no se consigue”, apuntó.

Alza generalizada

El comerciante Miguel Hatem, del Bodegón Sweda en Alta Vista, sostuvo que no es deseo de ellos aumentar frecuentemente los precios. “Las vitaminas para los animales no se consiguen y aumentan y sumado a todos los alimentos que se requieren van variando los precios”, dijo.

No sólo la carne ha repuntado sin freno, rubros como las chuletas ahumadas se han vuelto un lujo. El producto cuesta Bs. 950 el kilogramo, por lo que una bandeja de tres chuletas delgadas roza los Bs. 400.

.

Correo del Caroní

 

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529