Visión Global

Terrorismo, desempleo y corrupción, los retos del nuevo presidente nigeriano

Terrorismo, desempleo y corrupción, los retos del nuevo presidente nigeriano


.

Tras la euforia por la reciente victoria electoral de quien será el nuevo presidente de Nigeria, Muhamadu Buhari, éste tendrá que cumplir con las altas expectativas de sus votantes en asuntos como el terrorismo de Boko Haram, el desempleo generalizado y la rampante corrupción.

Tras hacerse con el 54 % de votos en las elecciones del pasado 28 de marzo, Buhari asumirá la presidencia nigeriana el 29 de mayo para intentar cumplir con las irreales expectativas de aquellos que esperan de él casi un milagro.

Mejorar la inseguridad, luchar contra el desempleo -del 50 % entre los jóvenes- y atajar la corrupción son precisamente los puntos principales del manifiesto del partido de Buhari, el Congreso de Todos los Progresistas (APC, en inglés).

Buhari, general retirado de 72 años de edad, ha hecho historia en Nigeria al convertirse en el primer candidato de la oposición en desbancar a un presidente en el cargo a través de las urnas, pero eso solo ha sido el primer paso.

Analistas consultados por Efe señalan que, antes de hacer frente a nuevos desafíos, debe conciliar las profundas diferencias religiosas, regionales y étnicas del país.

Esta división se reflejó en las propias elecciones, donde los musulmanes del norte votaron en masa por Buhari (también musulmán del norte), mientras que los votantes del todavía presidente, Goodluck Jonathan (cristiano del sur) fueron mayormente cristianos.

Pese a la violencia postelectoral que se temía tras la derrota de Jonathan, el actual presidente nigeriano y perdedor en las elecciones aceptó los resultados y felicitó a su contrincante.

“El presidente electo debe serlo para todos, independientemente de su afiliación política, ahora que las elecciones han terminado”, manifiesta a Efe el profesor de Política Comparada en la Universidad del Estado de Osun, en el suroeste, Adeolu Durotoye.

El propio Buhari señaló en su discurso de aceptación del cargo: “Les aseguro que nuestro Gobierno va a escuchar y abrazar todo. No habrá ningún sesgo en contra o favoritismo para ningún nigeriano por su origen étnico, religión, región, género o condición social”.

Más allá de la reconciliación nacional, prevalecen los retos de creación de empleo, la lucha contra la inseguridad -especialmente en el noreste- y la ingente corrupción.

El profesor Durotoye insiste en la creación de empleo: “Buhari debe mantener su promesa de proporcionar 20.000 puestos de trabajo en cada uno de los estados (36). El desempleo juvenil se debe reducir”.

Añadió que “también debe bloquear todos ‘los agujeros’ por los que el dinero público se desvía a bolsillos privados, y reducir los costes de Gobierno”.

Además, Nigeria se enfrenta a la necesidad de diversificar su economía, basada principalmente en el petróleo, lo que la ha llevado al borde del abismo tras la caída del precio del crudo.

Otro experto consultado por Efe, Rashid Adebiyi, del Departamento de Economía en la Universidad de Trevi en Nigeria, opina que el Gobierno debería recuperar las refinerías locales para acabar con la importación de crudo.

Señala también que el nuevo gobierno deberá hacer frente a las carencias en el suministro energético, ya que la mayoría de los hogares disfrutan de menos de seis horas de electricidad al día.

“La gente está cansada de escuchar que se ha aumentado la capacidad de generación de energía, sin el correspondiente suministro de electricidad que lo demuestre”, apostilla.

Por su parte, Charles Dokubo, el investigador principal del Instituto Nigeriano de Asuntos Internacionales (INAI), insiste en la cooperación regional para hacer frente a la amenaza de Boko Haram, grupo terrorista que ha matado a más de mil civiles solo en 2015.

“Ningún país por sí solo puede contener una insurgencia como la de Boko Haram. Los esfuerzos de colaboración en el terreno son la clave”, señala, en referencia a la fuerza conjunta con más de 7.000 soldados de Chad, Camerún, Níger y Nigeria.

Buhari tiene todavía cerca de dos meses para formar un gabinete que afronte los retos de la mayor economía africana y el país más poblado del continente.

.

EFE

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529