Visión Global

“Tiempo perdido” por Román Ibarra

“Tiempo perdido” por Román Ibarra


Román Ibarra / @romanibarra.

Si no fuera por el estruendoso descalabro que para la economía venezolana supone el gobierno del presidente Maduro, muy probablemente sería materia de un guión de telenovela chimba, o peor aún, material de sobra para un programa humorístico, o comedia barata. Lo que el presidente y su equipo han exhibido en estos dos años lamentables, no es sino remedo y continuación del desastre que sembró durante catorce años, el extinto presidente Chávez.

Lejos de enmendar los garrafales errores cometidos por su antecesor, se ha dedicado a la tarea de profundizarlos, a contrapelo de lo que los organismos internacionales, así como los especialistas en asuntos económicos y financieros indican como ejecuciones necesarias. Todos advierten que el desempeño de Maduro comporta un ¨manual¨ de lo que NO debe hacerse en economía para transitar hacia buenos desempeños macro y microeconómicos que garanticen un sano desempeño que conduzca al equilibrio.

La búsqueda permanente de distracción ¨persiguiendo¨ enemigos externos para justificar el descalabro interno, es lo que explica la desubicación frente a cualquiera de los múltiples incidentes que la vida de un país complejo significa.

Una semana se la dedica al presidente Obama, y al Imperialismo norteamericano; la semana, o el mes siguiente a Rajoy, y  su conducta ¨racista¨; luego a Felipe González, para que su alter ego en la Asamblea Nacional ordene la declaratoria como persona non grata, de una figura mundialmente reconocida como el ex presidente español; otro tanto a los ex presidentes de Iberoamérica que han mostrado honda preocupación por la pérdida de garantías democráticas en nuestro país. Es realmente vergonzoso quedar como un ignorante frente a todo lo que le rodea, y no sin razón, gente de su propio entorno advierte que las actuaciones del presidente nos convierten en el ¨hazmerreir¨ del mundo.

La más colosal riqueza de toda nuestra historia republicana, producto del rentismo petrolero, se ha dilapidado en las manos de Chávez, y Maduro, sin que esa fortuna haya contribuido a mejorar la calidad de vida de los venezolanos en su conjunto. Por el contrario, sólo ha servido para exacerbar odios de clase, estimulando diferencias entre ricos y pobres, pero sobre todo, promoviendo el ocio improductivo, la vagancia, y anulando la voluntad de quienes deberían estar llamados a dar una contribución significativa para el desarrollo de la nación.

No entiende Maduro que los mejores instrumentos para la movilidad y el ascenso social, son el estudio y el trabajo, en un país en el que casi todo está por hacerse, pero que requiere la mejor voluntad para construir consensos que permitan acuerdos en torno a la solución de problemas fundamentales, en los cuales, todos podemos estar de acuerdo, si desde el gobierno se promoviera la gobernabilidad sobre la base de una agenda que concite la participación de todos los sectores: gobierno, oposición, empresarios, trabajadores, sociedad civil organizada, universidades, iglesias de todo tipo, entre otros.

Lo más peligroso es que el tiempo pasa  a gran velocidad, sin que el gobierno repare en el daño inmenso que ocasiona a las posibilidades presentes y futuras. Un país lleno de odios sociales, inseguridad, pésimo desempeño económico, diáspora de sus ciudadanos, escasez, desabastecimiento, sin fecha para las elecciones, sin independencia de los poderes, con presos políticos, no garantiza equilibrio, ni paz social.

Que no se pierda un minuto más en la abulia que representa la conducta del presidente y sus acompañantes. Es urgente la convocatoria para construir el piso democrático que nos permita reinstitucionalizar el país, dándole pleno respaldo a nuestra Constitución, y con ella darle salida civilizada a la crisis.

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529