Visión Global

“Tiempos de cambio” por Vladimir Villegas

“Tiempos de cambio” por Vladimir Villegas


Vladimir Villegas / @vladivillegas.

Kluivert Roa o que pasa en la PNB

La muerte del adolescente de 14 años Kluivert Roa en San Cristóbal, a manos de un efectivo de la Policía Nacional Bolivariana, nos sacude como sociedad.  Es un hecho doloroso que un niño pierda la vida de esa manera, y que un joven funcionario policial eche por la borda de esa forma tan brutal una carrera que seguramente generaba mucha expectativa en su familia.

No cabe duda de que es mucho más dolorosa la pérdida que hoy vive la familia del joven Kluivert. Y lo digo porque seguramente no faltará quien quiera atribuirle a uno el deseo de equiparar una circunstancia tan trágica como la que vive la familias Roa con la que afecta a los familiares del  funcionario involucrado en el crimen. Pero, en todo caso, una primera reflexión apunta a que no se pude justificar de ninguna manera que un muchacho sea ejecutado como lo fue este infortunado jovencito tachirense, y que es obligatorio detenerse a revisar por qué el funcionario Javier Mora Ortiz, que en mala hora disparó su gatillo en la cabeza de Kluivert, no tuvo compasión alguna ni siquiera ante el ruego de esta criatura que le pedía que no lo matara, según cuentan testigos.

Mucho se dijo que la nueva Policía Nacional Bolivariana sería integrada por funcionarios formados en el respeto a los derechos humanos fundamentales, entre ellos el principal de todos, el derecho a la vida. Y sé del esfuerzo que en esa dirección hizo Soraya el Ashkar, durante su gestión al frente de la Universidad Nacional de la Seguridad (UNES), para que los efectivos de la PNB desarrollaran una práctica policial cualitativamente distinta a la que manchara el nombre de la extinta Policía Metropolitana. Por eso me pregunto si el joven funcionario que le quitó la vida a Kluivert fue o no formado bajo esos parámetros, y de ser cierto que recibió inducción en materia de derechos humanos cuáles fueron los mecanismos que se desataron en él para que asesinara de esa manera a un muchacho que jamás pudiera ser considerado un peligro para nadie.

Freddy Bernal, comisionado presidencial para la transformación policial, quien se ha metido realmente para lo hondo en la tarea que le han encomendado, tiene ante sí el reto de meterle el ojo a las actuaciones de la PNB. En días recientes ocurrió en la parroquia Coche un hecho en el cual perdió la vida un joven deportista a manos de un funcionario de ese cuerpo. Creo que estos casos encienden alarmas. Y en cuanto a lo ocurrido en Táchira debería investigarse por qué ese funcionario estaba armado en la manifestación, y sus superiores inmediatos también tienen explicaciones que dar con respecto a la conducta del asesino de Kluivert Roa. Algo no anda bien en la PNB si un funcionario actúa de la manera como lo hizo Mora Ortiz.

El defensor del pueblo, Tarek William Saab, también tiene ante sí la responsabilidad de incidir para que no solo la Policía Nacional Bolivariana sino todos los cuerpos civiles y militares garanticen que sus funcionarios actúen apegados a los preceptos constitucionales en materia e derechos humanos, y sobre todo para que se haga énfasis en el pleno y absoluto respeto al derecho a la vida. Ya es suficiente que la delincuencia no tenga ningún reparo ni remordimiento a la hora de disponer de la vida de ciudadanos inocentes e indefensos como para que integrantes de cuerpos policiales actúen con una conducta similar.

No pude haber, bajo ninguna circunstancia, funcionarios armados en manifestaciones pacíficas. Y tampoco puede avalarse que manifestaciones pacíficas sean tomadas por infiltrados, del sector que sea, con el objetivo de convertirlas en acciones violentas. Es inaceptable la complicidad o la solidaridad automática con funcionarios que actúen al margen de la legalidad y con quienes quieren sembrar violencia bajo cualquier excusa o consigna.

¿Qué vamos a hacer como sociedad para que la vida vuelva a ser valorada? ¿Cómo lograr que salgan de los cuerpos de seguridad funcionarios que actúan al margen de la ley y hacen doble militancia, en la policía y en el hampa? ¿Los jefes policiales del país están cuidando que la actuación de los funcionarios se apegue estrictamente a la Constitución y las leyes?

Unasur. Hasta el momento de escribir estas notas seguimos esperando la llegada de la comisión de la Unión de Naciones Suramericanas, Unasur, a nuestro país. No creo que nadie en su sano juicio se oponga a esta visita, que puede ayudar a  encontrar espacios para el diálogo y para la solución de los graves problemas que vive Venezuela

Ojalá que al momento de ustedes leer esta nota tengamos la buena nueva de que cancilleres de Unasur arribaron a Caracas para iniciar rondas de conversaciones, juntos o por separado, con voceros de gobierno y oposición.

El Nacional, 03 de marso de 2015

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529