Visión Global

“Trabajadores” por Román Ibarra

“Trabajadores” por Román Ibarra


Román Ibarra / @romanibarra.

Si algún sector de la sociedad venezolana ha sido especialmente golpeado en estos 16 años de ensayo triste y lamentable de los hacedores del socialismo del siglo XXI, ha sido precisamente el sector de los trabajadores. Nunca antes tanta utilización politiquera, tanto ¨manoseo¨ del ego, para terminar destruyendo la capacidad adquisitiva de los que le ponen el pecho a las empresas para llevarlas adelante, y producir bienes y servicios al país en su conjunto.

Uno de los episodios más tristes de esta era comunista, ha sido el atropello a la empresa privada –el mayor empleador nacional-, destruyendo consecuentemente el empleo y las potencialidades de progreso y desarrollo de sus trabajadores, y también de los empresarios que arriesgan su inversión en la creación de espacios para la participación de la fuerza laboral, hoy menguada por el odio y la persecución contra los productores, empresarios, comerciantes, y emprendedores de toda la cadena de la economía nacional.

Los complejos antiempresariales de Chávez, vistos desde la óptica de su resentimiento, no hicieron sino destruir el aparato productivo de la nación, con el añadido de que para su aniquilamiento, empleó inmensos recursos de la mayor bonanza petrolera de la historia republicana para avanzar en un sistema de importaciones irresponsables, con las cuales, creaban riqueza y empleos para su gente un número importante de países extranjeros, en detrimento de las posibilidades de nuestros empresarios y trabajadores, y desde luego, conspirando contra el desarrollo de todo el país.

El discurso hiperbólico, demagógico e irresponsable de Chávez, sólo ha sido superado por la ignorancia del presidente Maduro, quien creyendo que sigue ¨lealmente¨ los pasos de su antecesor, está terminando de destruir lo que ya había sembrado en cuanto a ruina su jefe y mentor.

La crisis que nos afecta a todos, y especialmente a los trabajadores, se traduce en una inflación, desabastecimiento, y escasez que se tragan los exiguos recursos de que dispone el venezolano común, a quien no le alcanza el salario para cubrir los gastos más elementales, como son: comida, vivienda, ropa, calzado, y ni hablar del ocio, y disfrute que también comportan derechos humanos.

Mientras cada día se descubren nuevos hechos de corrupción en todas las esferas del gobierno, y más violaciones de los derechos humanos de nuestros compatriotas, es mayor el dolor de cada madre y cada padre de familia, al ver como se deshacen sus posibilidades de desarrollo, y progreso, gracias a unos ingresos cada vez más menguados, y precarios. Todo ello, obliga a los ciudadanos de a pie a intentar emprender otras actividades que le permitan el ¨rebusque¨ para intentar llevar de alguna manera el pan a la casa.

Esa desesperación en el seno de la familia venezolana, también produce que algunos –sin formación, ni consciencia, incluso por un estado de necesidad mal entendido- se deslicen por el camino tortuoso del delito, con lo cual, inciden en las cifras negras de nuestra decadente expresión actual como sociedad. Lo que el país requiere, es una nueva visión compartida por todos los ciudadanos para alcanzar mecanismos que nos permitan acompañar una agenda de trabajo, progreso y desarrollo. Para ello, se necesita la comprensión del gobierno en primer lugar, y junto a él, todos los ciudadanos desde sus organizaciones naturales, empujando el plan que nos permita salir del atolladero. Obviamente, se requiere voluntad democrática, pero este es el insumo más escaso en el seno de gobierno. Sin racionalidad, no hay mañana, y el porvenir tiene que ser una conquista de las grandes mayorías. Si se puede. Hagámoslo.

2001, 01 de mayo de 2015

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529