Visión Global

Tras seis planes contra la criminalidad en el transporte público el vía crucis continúa

Tras seis planes contra la criminalidad en el transporte público el vía crucis continúa


GPS, botón de alerta y cámaras de video-vigilancia es el equipo de seguridad que el gobierno dispuso para el sistema de transporte público. Conductores denuncian que los dispositivos no responden a las señales de emergencias cuando se presenta un hecho delictivo en la unidad 

En septiembre de 2011 el entonces viceministro de Seguridad Ciudadana, Néstor Reverol, hoy ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, anunció un sistema de vigilancia integral que unido a un dispositivo de rastreo satelital (GPS, botón de alerta y cámara de video) reforzarían la seguridad del transporte público nacional, por lo que se planteó como de uso obligatorio en todas las unidades.

El gerente general del Bloque Unido de las Rutas Suburbanas, José Luis Trosel, aseguró que una vez que salió Tareck el Aissami de esa cartera ministerial el proyecto se descuidó. “Ya se está retomando. En los próximos quince días comenzará la instalación de los GPS”, expresó Trosel en referencia al comunicado del 17 de febrero en el que Reverol declaró que instalarían 4.000 equipos, de acuerdo con la incidencia delictiva en cada estado. También se propuso la creación de un centro de Atención al Transporte Público en cada una de las delegaciones del Cicpc.

Han sido seis los planes contra la criminalidad en este sector. El equipamiento de los vehículos, vinculados a VEN 911 y a los cuadrantes de paz, es el único que continúa en la palestra; sin embargo, después de seis años su efectividad es deficiente, según refieren los transportistas.

Alberto Rangel, presidente del Bloque Antímano de la Unión de Conductores, señala que en la línea de 428 vehículos, 20 poseen los dispositivos, de los cuales 10 fueron instalados en febrero y el resto el año pasado.

“Pisas el botón de pánico y no funciona. Es lamentable, porque el equipo es uno de los más modernos. Pero no hay interés en que eso tenga efectividad”, opina Rangel. Agrega: “En las constante reuniones con el ministro Reverol hemos pedido explicación de por qué no están activos, y nos dicen que los mandarán a revisar”.

Hace seis meses, durante un robo en Capitolio, el chofer de la unidad de Rangel presionó el botón y no recibieron notificación alguna. El sistema supone que ante una emergencia se dé con la ubicación georreferencial a través del GPS, mientras que el botón de alerta emite un mensaje para orientar a los cuerpos de seguridad para que en un breve lapso se active un mecanismo de reacción que frustre el hecho delictivo.

En la línea Asoprocolectivo, que cubre la ruta El Valle-Petare, tienen 55 unidades, pero ninguna   posee dispositivos, dice Silverio Ávila, presidente de la línea. El Bloque del Oeste tiene 15.

“Son 200 vehículos los que están esperando por el equipo. Según un enviado del Ministerio de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, están esperando un acto en que se dará una instalación en la Gran Caracas”, cuenta el vicepresidente del Bloque Sur Oeste, Edel Salas. En febrero les dijeron que tenían disponibles 10.000 dispositivos, los cuales serán colocados por un personal chino venezolano.

“Necesitamos el equipo porque es útil y valioso. Infunde respeto en las unidades cuando el choro tiene intención de robar, pero por ahora están de adorno”, concluyó Salas.

Fracaso

“Estamos en otra de las estafas del gobierno nacional, que en distintas oportunidades ha ofrecido soluciones tecnológicas pero no se han concretado. Las cámaras que ofrecieron no fueron colocadas y las que están no tienen conexión con los cuerpos de seguridad. Se han gastado millones de dólares sin que se obtenga respuesta en el tema de inseguridad”, dice el abogado penalista y criminólogo Luis Izquiel.

No hay datos específicos sobre la cantidad de dispositivos instalados. En 2015, de acuerdo con la Memoria y Cuenta del Ministerio de Interior, Justicia y Paz, dice que fueron 902 cámaras de video-grabación dispuestas en vehículos del transporte público y patrullas con una inversión de 5.670.000 bolívares.

Ese mismo año –el 14 de octubre– el gobierno anunció que el Centro de Comando, Control y Comunicaciones VEN 911 instaló 548 cámaras de video-vigilancia para los transportistas. Y que esa cantidad formaba parte de los 1.070 dispositivos que se estimaban colocar en todo el país.

En marzo de 2012 fueron 1.000 los GPS dispuestos en el Terminal Urbano Río Tuy. Un conductor de la Unión Totumo-Cementerio dijo que no estaban operativos.

CARMEN VICTORIA INOJOSA/El Nacional
Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529