Visión Global

“Un psiquiatra por favor” por Román Ibarra

“Un psiquiatra por favor” por Román Ibarra


Román Ibarra / @romanibarra.

En Venezuela cada acontecimiento, suceso, o acto del gobierno, supera al anterior en inviabilidad, estupidez, o ridiculez. Lo cierto, es que vivimos a expensas –diarias- de cualquier babiecada de las que dice el Presidente de la República, y sus compañeros de gobierno y partido.
En estos tiempos de exasperación por la inflación que se traga los bolsillos de los venezolanos, sumado a la escasez y desabastecimiento de los bienes y servicios necesarios para la subsistencia de todos, el gobierno y sus voceros no hacen sino buscar justificaciones en enemigos externos (ficticios) que le eviten dar explicaciones acerca del fracaso que supone la política económica de sus actuaciones de los últimos 17 años de controles de precios, control de cambio, y persecución del sector privado, y emprendedores para asfixiarlos e impedir el desarrollo de la actividad productiva privada micro, pequeña, mediana y grande.
Si a ese ambiente de improductividad, y ruina recurrente le sumamos la incapacidad del gobierno para frenar la delincuencia y sus cifras de sangre e impunidad a lo largo y ancho del país, tenemos un resultado bochornoso que nos ubica en condiciones similares a la de los países más precarios del mundo, tales como Haití, y algunos de los países del continente africano. Es decir, el comunismo de los Castro-Chávez-Maduro nos arruinó y destruyó en apenas 17 años, en los que obtuvimos paradójicamente las más altas sumas de dinero producto de la renta petrolera. Fortuna que se esfumó en la más grande corrupción que haya conocido nación alguna en el mundo; en negocios improductivos; inversiones que no se hicieron, y en regalos a los ¨socios¨ del comunismo, y chuleo internacional.
Toda nuestra precariedad de hoy es achacada a la ¨derecha parasitaria; al imperio norteamericano; a la guerra económica; a los ¨magnicidios¨ sin culpables, y a cualquier cosa que se le ocurra al jefe del gobierno.
Nos convirtieron en una sociedad enemiga del trabajo; hoy el sector público venezolano, por instrucciones de Maduro, trabaja apenas dos medios días (lunes , y martes), y miércoles, jueves y viernes libres, para el ¨ahorro energético¨. Nadie entiende como en un país arruinado como el nuestro, en vez de trabajar muy duro para recuperarnos, se alimenta la vagancia, y la flojera.
Además, lejos de incentivar los valores propios de la democracia, y de nuestra Constitución, el gobierno se dedica a perder tiempo haciendo costosas cadenas de televisión y radio que nadie cree, sólo para mentir deliberadamente y mantener a la gente ocupada en la supervivencia, haciendo colas tras la búsqueda de cualquier cosa que sirva para sustentar a la familia; pervirtiendo el derecho de la gente a expresarse libremente para darle salida a la crisis; desconociendo el valor de las elecciones; obligando a las instituciones a ponerse de espaldas al pueblo venezolano. Se ha convertido Maduro en un despropósito, en una suerte de maldición que impide el desarrollo de nuestra gente.
Creemos incluso que en su inmensa megalomanía ha terminado por creer sus propias mentiras y fantasías. Ha dicho recientemente que si la ¨derecha¨ sigue con la guerra económica, iniciará una revolución continental. Por Dios, ya no tiene ni gente, ni sentido del ridículo. Qué vergüenza, nadie lo aconseja. Dijo incluso, que si ¨la oligarquía¨ toma el gobierno, ordena a sus partidarios y al pueblo todo, una rebelión y un paro general hasta vencer. Lástima que no tengamos un TSJ imparcial, pues ya va siendo hora de que se solicite una junta médica para conocer si el señor está en condiciones físicas y mentales para ejercer semejante responsabilidad.

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529