Visión Global

Una misión de Uruguay vigilará en Colombia el acuerdo de paz

Una misión de Uruguay vigilará en Colombia el acuerdo de paz


ONU pidió al gobierno que participe como veedor del cumplimiento del proceso de paz en Colombia

Uruguay integrará una misión política especial que se desplegará en Colombia una vez que ese país y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) firmen la paz que aún negocian en La Habana. La misión estará a cargo de las Naciones Unidas (ONU), que según supo El Observador ya solicitó la participación de dos militares de rango, uno de la marina y otro del Ejército Nacional.
Si bien el calendario de negociación tuvo algunas modificaciones, los tiempos para culminarlo apremian debido al proceso electoral en el que entrará Colombia en 2017, que de significar un relevo de gobierno puede paralizar el diálogo.
El presidente Juan Manuel Santos busca firmar la paz con la guerrilla –con una especie de amnistía o sanciones leves para los que tomaron las armas– mientras que su antecesor Álvaro Uribe y buena parte de la población no está de acuerdo con esa salida. Las FARC anunciaron ayer una serie de avances en el diálogo (ver apunte).
Fuentes militares y del gobierno de Tabaré Vázquez confirmaron a El Observador que la Organización de las Naciones Unidas escogió a Uruguay entre países de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) para integrar “una misión política” que estará bajo el mando de la ONU.
En el período anterior, el presidente José Mujica se había ofrecido para mediar en el conflicto colombiano, el más antiguo de América Latina, algo que finalmente no prosperó.
En 2014, el exlegislador y hoy candidato a la presidencia del Frente Amplio, José Bayardi, integró la delegación de Uruguay que, estando el país en la presidencia pro témpore de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), viajó a La Habana para ayudar en las negociaciones entre el gobierno de Colombia y las FARC.
Bayardi trabajó en La Habana con el francés Jean Arnault, representante de las Naciones Unidas.
En especial se abocaron al capítulo 3 del documento que se negocia, que refiere al cese del fuego y al fin de las hostilidades, lo que implicará una política de desarme y desmovilización de los guerrilleros.
Arnault tiene experiencia en operaciones en Georgia y Afganistan y también moderó el proceso de paz en Guatemala. En marzo pasado, Arnault fue nombrado jefe de la misión que desplegará la ONU en Colombia y de la que participará Uruguay.
Una de las discusiones fue si la misión política la integrarían países de la Unasur. Finalmente las partes decidieron que fueran observadores de países de habla hispana y de la Celac, dijeron las fuentes.
En las Naciones Unidas, una norma tácita –no escrita– propone que los observadores de un conflicto no sean de países vecinos. En este caso, Venezuela, Perú, Ecuador, Panamá y Brasil no pueden participar de la misión especial que se arma.
En el gobierno de Colombia, según supo El Observador, no se quería que Venezuela tuviera participación en la vigilancia del cumplimiento de los acuerdos con la guerrilla.
En enero, el Consejo de Seguridad, presidido por el uruguayo Elbio Rosselli, votó por unanimidad la misión especial para Colombia que tendrá una duración, en principio, de 12 meses.
El presidente Santos, que saludó esa decisión de la ONU, señaló que la verificación del cumplimiento de los acuerdos se hará por medio de un mecanismo tripartito compuesto por el gobierno de Colombia, las FARC y representantes de la Celac y la ONU. La misión no tendrá un despliegue militar de los llamados cascos azules.
“El ejercicio de la protección de los colombianos es, y será siempre, una función exclusiva de nuestra fuerza pública. (…) No es la intervención en un Estado fallido o en problemas, sino la contribución a la solución de un conflicto de medio siglo que nosotros mismos estamos resolviendo”, afirmó Santos.

Avanzó el diálogo

Las FARC afirmaron ayer que el acuerdo de paz está “cerca” tras el pacto sobre seguridad y estabilidad jurídica alcanzado con el gobierno colombiano, un mecanismo que la guerrilla definió como la “ruta más corta y segura” para la reconciliación nacional.
Según las FARC, ese mecanismo para blindar jurídicamente el futuro acuerdo de paz “es probablemente el mayor impulso que se ha dado al derecho universal a la paz desde el fin de la guerra fría”. En su declaración, la guerrilla dejó entrever que, además del acuerdo anunciado ayer, entre las partes hay también importantes avances en temas sobre el cese al fuego bilateral, la entrega de armas, y las garantías de seguridad y paramilitarismo.
EFE
Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529