Visión Global

“Unasur y las parlamentarias” por Jean Maninat

“Unasur y las parlamentarias” por Jean Maninat


Jean Maninat / @jeanmaninat.

(A los embajadores de los países miembros de Unasur en Venezuela, con respeto)
Con su anunciada visita al país, Unasur tiene una nueva oportunidad para intentar demostrar su pertinencia y efectividad ante los ciudadanos de los países que la conforman y frente a la opinión pública internacional, cada vez más atenta a lo que sucede en este lado del mundo -a pesar de Ucrania, Siria, y el sanguinario Estado Islámico- en vista de las noticias que anuncian el crepúsculo de la serena convivencia entre crecimiento económico y déficit democrático que marcó la historia reciente al sur del continente. Nada como un estornudo económico por estos lados para encender las alarmas preocupadas por el contagio epidémico de la economía mundial. ¡Cielos, donde está América Latina en el mapa!

Los espectros seculares con los que se asociaba a la región: corrupción, violencia, despilfarro y clientelismo retornan de las sepulturas a las que parecían haber sido confinados con la emergencia de sociedades más modernas y exigentes con sus gobernantes. Los países que alguna vez se ilusionaron con ejercer un protagonismo que les permitiría medirse de tú a tú con las grandes potencias y las principales economías del mundo, han relajado el mentón altivo y devuelto la mirada, ahora más humilde, hacia sus propias y persistentes carencias. Todos vuelven a Comala.

En medio del relato exitoso de crecimiento económico e inclusión social de hace unos años, Venezuela siempre fue el vecino impertinente, el compadritopendenciero, el pariente díscolo y rico que perturba las reuniones familiares insultando a todos los invitados. Siguiendo el guión que heredó, el presidente Maduro recurre a la arbitrariedad y al atropello de los opositores mientras clama:hay una guerra económica, me quieren tumbar, los emisarios del imperio me quieren matar. Ayúdenme hermanos.

Los distinguidos embajadores de los países miembros de Unasur saben, ya que viven en el centro nervioso del país, que la única guerra económica que existe es la desatada por las erradas políticas económicas que Miraflores se empeña en implementar –las mismas, por cierto, que la mayoría de sus gobiernos desecharon hábilmente hace ya un buen tiempo- y que el único golpe de Estado en progreso es el que sufren los políticos de oposición cuando sus derechos civiles son conculcados. El secuestro y prisión del alcalde metropolitano Antonio Ledezma, y las amenazas de encarcelamiento en contra del diputado y coordinador nacional de Primero Justicia, Julio Borges, son dos nuevos episodios en la vertiginosa ruta represiva con la cual se pretende resolver los graves problemas de Venezuela.

Los gobiernos de la región no deberían aclimatarse -en nombre de una dudosarealpolitik– a las acciones represivas de un gobierno que ha perdido la mínima cordura democrática y reparte cárcel a granel entre sus opositores. La libertad de los presos políticos no puede ser obviada por los organismos intergubernamentales regionales.

La visita de la troika compuesta por los cancilleres de Brasil, Colombia y Ecuador, podría constituir una excelente oportunidad para propiciar una salida democrática al actual clima de crispación impuesto desde arriba. Unasur debería ser el valedor de que las elecciones parlamentarias pautadas para finales de este año se realicen sin falta y en condiciones de igualdad y transparencia. ¿Algún gobierno democrático, en las actuales circunstancias de Venezuela, se podría negar a propiciar y ser garante de la celebración de unas elecciones parlamentarias libres, transparentes y respetando el calendario electoral?

El de los votos, ese es el diálogo que corresponde entablar en los actuales momentos, con el patrocinio resuelto de Unasur y la participación vinculante del Gobierno y la oposición democrática venezolana.

Exigir con determinación que se respete la realización de las elecciones parlamentarias este año, libres de toda injerencia, sería una excelente contribución de Unasur para avanzar en la solución de la migraña regional que causa el “caso Venezuela” y pavimentar la vía para establecer una nueva convivencia democrática en el país. Si lo logran habrá valido la pena el viaje.

El Universal, 27 de febrero de 2015
Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529