Visión Global

“Unidad por encima de todo” por David Uzcategui

“Unidad por encima de todo” por David Uzcategui


David Uzcategui / @DavidUzcategui.

No hay fórmulas sacrosantas ni atajos, que es algo que hemos combatido

Muchos de quienes sentimos que Venezuela no va por el camino conveniente, hemos perseverado en encontrar una fórmula para poder constituirnos en un contrapeso efectivo ante un Estado hipertrofiado y un exceso de poder acumulado en pocas instancias.

Esta fórmula ha sido, desde hace varios años, la Mesa de la Unidad Democrática, o sencillamente, “la unidad”, como es llamada en las calles, tanto por quienes la avalan como por quienes la combaten.

Y ciertamente, y como lo dijéramos días atrás, tenemos gente de este lado de la acera que ataca la unidad; no es una tarea exclusivamente del oficialismo. ¿Por qué recibe ataques la que parece la fórmula más sensata para concretar un poder alternativo?

Se trata de una gran pregunta. Hay quienes, desde lo humanamente comprensible, arremeten contra la unidad siendo opositores, pero sintiendo que el camino se ha hecho demasiado largo y que la fórmula no es efectiva en tanto y en cuanto no ha servido para dar paso a otros gobernantes distintos a quienes ostentan el poder desde hace más de 16 años.

Con ellos hay que hablar. Siempre hemos dicho que no es un camino fácil, ni sencillo ni breve. No hay fórmulas sacrosantas ni atajos, que es algo que hemos combatido quienes nos amparamos bajo el paraguas unitario.

La decepción y el desaliento son, repetimos, humanos. A todos nos han tocado una y otra vez en estos años, y no nos queda otra que volver a levantarnos y seguir adelante. Sí, se está poniendo a prueba nuestra madurez y nuestra resiliencia o capacidad de adaptarnos y modificarnos para superar los obstáculos y poder seguir adelante.

En otros tantos hay miopía. No es conveniente tener vista corta en una circunstancia tan compleja como la que vivimos. Una verdadera visión de helicóptero de lo que nos estamos jugando en Venezuela tiene como ventaja introducirnos en la verdadera dificultad del momento. Comportamientos y acciones que serían explicables en otras circunstancias, no lo son en éstas.

Hay quien habla también de agendas propias y ocultas. Otra conducta humana pero inconveniente en estos momentos. Aquí no va a haber agenda propia para nadie si no hay país. Y el país se construye desde lo colectivo, desde un pacto social que se desdibuja y que hay que volver a hilar muy finamente. Y ese pacto pasa por respetar la palabra. Es desde aquí desde donde lo vamos a volver a construir, y será tan sólido que terminará por convocar a quienes están en la acera opuesta, no tenemos dudas de ello.

Mantener la unidad no es fácil. Por suerte somos muchos, de matices muy diversos, para no hablar de izquierdas o derechas, términos que en el siglo XXI lucen ya obsoletos, porque la visión de gobierno y de la administración del poder es muy distinta y tiene otros objetivos a la luz de los avances de la humanidad.

Ciertamente, atajar las fisuras de este ejercicio democrático es una labor titánica y exige compromiso y sensatez por parte de quienes convivimos bajo ese techo. Pero, justamente con este panorama que estamos pintando, ya comienza a existir un país alternativo en el cual se toleran las diferencias y se dialoga en pro del bien común.

Al día de hoy, nadie puede negar que la MUD es la única alternativa a la autodenominada revolución. Ha organizado elecciones primarias que sí han acercado el derecho de elegir a la gente. Ha presentado candidatos unitarios a diversos cargos de elección popular, incluso a la presidencia de la República, con resultados superiores a los esperados en los conteos de votos. Y lo más importante: ha actuado con ecuanimidad y con ética, un clamor popular que impide abordar el camino corto, pero que aporta solidez a la ruta.

Estamos negados a una fractura de esta instancia. Todos somos necesarios, siempre y cuando nos guíen pensamiento democrático y la nación como último interés. Somos de quienes siempre llamaremos a quienes estén en desacuerdo para sentarnos a encontrar consensos, porque de eso va la política.

No se vale desesperarse. Ni para nosotros ni para quienes busquen nuestros mismos objetivos por diferentes caminos ni mucho menos para quienes no sienten piso alguno y perciben el momento actual como demasiado oscuro.

¿Cuándo obtendremos resultados? Honestamente, no lo sabemos. Y quien diga lo contrario, seguramente no está pisando firme, sea que lo haga adrede o de buena fe. Lo que sí sabemos es que, cuando esos resultados lleguen, serán sólidos, perdurarán y servirán como piso para avanzar mucho más en el camino del progreso y la justicia.

Sin embargo, el trabajo sereno y constante hace que los resultados comiencen a aparecer de forma tan natural y paulatina, que muchas veces no nos damos cuenta de que ya estamos en el sendero. Es fácil que el ruido de la compleja circunstancia no nos permita notarlo. Pero sí hay resultados. No detonemos el camino construido.

El Universal, 05 de junio de 2015
Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529