Visión Global

Universidades del país no pueden dotar sus laboratorios por no tener acceso a divisas

Universidades del país no pueden dotar sus laboratorios por no tener acceso a divisas


El déficit presupuestario, sumado a la imposibilidad de acceder a divisas, no solo está afectando los 12 laboratorios del Departamento de Química de la Universidad Central de Venezuela, cuyo cierre técnico por falta de reactivos se anunció esta semana. Las restricciones económicas también  perjudican el óptimo funcionamiento de las prácticas experimentales en las demás universidades del país.

La Universidad Simón Bolívar sigue esperando la respuesta del Centro Nacional de Comercio Exterior a las 32 solicitudes de divisas que ha tramitado entre 2013 y 2015 para la compra de reactivos y materia prima, que solo se pueden conseguir en el exterior. El monto de las peticiones asciende a 750.000 dólares.

El rector de la casa de estudios, Enrique Planchart, señaló que anteriormente la USB tramitaba solicitudes de divisas ante la Comisión de Administración de Divisas (ahora Cencoex) a tasa preferencial de 6,30 bolívares por dólar. Las peticiones se aprobaban, aunque con ciertos retrasos. Sin embargo, desde 2013 no han recibido respuesta positiva, tampoco conocen a qué tasa sería a partir de ahora.

La universidad tiene 120 laboratorios donde forman 2.000 estudiantes cada trimestre. Por la falta de acceso a las divisas han tenido que recurrir a los proveedores nacionales, pero en muchos casos estos no cuentan con la materia prima que piden o les venden con sobreprecio por el tiempo de espera de la compra, que puede demorar hasta un mes, agregó el director de la Unidad de Laboratorios, Wilfrido González.

Más de tres años lleva la Universidad del Zulia sin poder acceder a dólares preferenciales a través del Cencoex para importar reactivos químicos para la Escuela de Bioanálisis y la Facultad de Ciencias, afirmó la vicerrectora académica de LUZ, Yudith Aular. En esta academia, que cuenta con 150 laboratorios, han tenido que suspender algunas clases en la Facultad de Medicina por la falta de insumos y de repuestos para equipos. “La situación se ha tornado crítica porque además del déficit de presupuesto está la falta de equipos que no se encuentran en el país y la imposibilidad de conseguir las divisas”, expresó Aular.

En algunos laboratorios de la Universidad de los Andes antes se elaboraban productos farmacéuticos, de cosmetología y edulcorantes artificiales, como parte de las prácticas de los estudiantes, pero debido a la imposibilidad de conseguir reactivos se ha paralizado la fabricación, dijo el rector de la institución, Mario Bonucci.

La ULA y la Universidad Pedagógica Experimental Libertador nunca han contado con divisas para comprar los materiales en el exterior. Bonucci explicó que para ello se requiere la autorización del Ejecutivo nacional, que verifica si el producto que se necesita realmente no se fabrica en el país.

Ambas instituciones solo acuden a proveedores nacionales; no obstante, la mayoría de estos se niegan a cotizar los presupuestos porque el procedimiento de compra de las universidades suele ser muy engorroso, explicó la directora de presupuesto de la UPEL, Lorena Roselli.

Las estaciones experimentales han sido las más afectadas en el Pedagógico, a raíz de la dificultad que tienen para conseguir fertilizantes y abono. “Si en algunas prácticas no se tienen los materiales los profesores se ponen creativos y buscan resolver. A lo mejor se habla de que se pierde la calidad de la educación, pero ciertamente las universidades no se salen del contexto nacional”, dijo Roselli.

LA CIFRA

750.000 dólares es el monto al que ascienden las solicitudes que ha tramitado la Universidad Simón Bolívar ante el Cencoex desde 2013, con la finalidad de adquirir reactivos y equipos para sus 120 laboratorios de docencia e investigación.

El Nacional

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529