Visión Global

Venezuela necesita ayuda internacional alimentaria

Venezuela necesita ayuda internacional alimentaria


El desabastecimiento de alimentos es causa de profunda preocupación entre los expertos agroalimentarios. Considerando que no se podrá rellenar los estantes, sin un acuerdo nacional y sin la ayuda internacional alimentaria.

Las colas, cada día mas largas, que se generan a diario a las puertas de los expendios, es la principal evidencia de la escasez y de la angustia de los consumidores.

Rodrigo Agudo y Nicolás Espinoza expusieron este martes, en la Fundación Raúl Leoni que preside Lewis Pérez, los principales factores que han contribuido a la desaparición de los estantes de los principales rubros que constituían la dieta de los venezolanos, y esbozaron algunas vías de solución.

No hay inventarios

El ingeniero Rodrigo Agudo señaló que “no hay inventarios” y que “la tubería” que distribuye los alimentos “está seca”. Razonando que, para que los estantes siempre estén llenos de productos, es necesario tener y mantener inventarios para siete meses de consumo. “Lo que el consumidor consume en un mes, hay que tenerlo en inventario para siete meses”.

Adicionalmente, Agudo informó que -por la parte del suministro de alimentos- los empresarios del sector “no tienen confianza”, y que no ha sido posible importar materia prima necesaria para complementar lo que se produce nacionalmente.

Del lado del consumidor, el experto advirtió que tampoco hay confianza, por lo que arrasa con lo que consiga en los mercados, aunque exceda su consumo habitual. “La señora de la casa le sobran bolívares, y compra cualquier vaina”, pasando la reserva en la casa de dos semanas a dos meses de consumo”.

Este desequilibrio, de producción, importación, distribución y consumo, “no es posible solucionar n en 15 días, y tampoco en 60 días”, dijo.

Considerando el tiempo necesario para solucionar el problema, Agudo estimó en no menos de 12 meses para rellenar los estantes, y fomentar la confianza en los consumidores, de tal forma que cuando vaya al mercado compre exactamente lo que necesita.

Al razonar la caída de la producción nacional de alimentos desde el 2010, Rodrigo Agudo afirmó que es consecuencia de la escases de semillas, abono, los químicos, implementos y repuestos para los tractores.

“Esto partió de una estrategia del gobierno para cambiar el sistema económico. Se destruyó el aparato productivo porque se importaba con los petrodólares, para la implementación del nuevo modelo socialista que no funcionó. Ahora se cayó la renta petrolea”, explicó.

Lo que se traduce ahora en que mientras menos producimos, más tenemos que importar y tenemos menos divisas para hacerlo.

Al analizar los números, Agudo señaló que se arrastra un déficit en el suministro de alimentos que estimó en más de 20 mil millones dólares para el año 2016, si el precio promedio del barril de petróleo venezolano se ubicara en 25 dólares.

Rodrigo Agudo enfatizó que la solución debe partir de dos factores: un acuerdo nacional, y ayuda internacional.

Finalmente, advirtió que “el país entró en un default”, que “el juego está trancado. No puede el gobierno, pero tampoco lo puede solucionar el problema un gobierno sustituto. Hay que restablecer la confianza”.

Seguridad jurídica y financiamiento

El abogado Nicolás Espinoza abordó la situación del financiamiento de la actividad agroproductiva, la seguridad jurídica y los niveles de déficit de la producción nacional.

“El renglón con más bajo nivel de déficit es del 84%. En oriente es mayor del 87%, y el de pañales supera el 91%”, afirmó.

En cuanto a la asignación de divisas, Espinoza citó cifras de Cavidea para el año 2015, donde resaltó que hay productos importados necesarios que no recibieron asignaciones de Cencoex, como el caso del “cuajo” para la producción de quesos.

En cuanto a la seguridad jurídica, recordó que desde el 2001 se han expropiado 5 millones de hectáreas. “Solo se han pagado el 20% de las expropiaciones”, indicó.

También recordó que “no se ha pagado la expropiación de Agroisleña”.

“El otro factor es la escasez de semillas, del abono y la maquinaria agrícola”, que junto con la inseguridad jurídica y las leyes laborales han contribuido a una caída del 50% de la producción nacional.

Al revisar el sector ganadero, Nicolás Espinoza señaló que en el país existen 11,5 millones de cabezas de ganado, cuando “debería haber 30 millones”.

A todo el problema de los insumos y la legalidad, se suma la falta de financiamiento para la producción, al haberse eliminado los entes públicos de financiamiento agrícola.

Eduardo Martínez/VisiónGlobal/@ermartinezd

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529