Visión Global

Vuelo MH370: la tenaz lucha por resolver el misterio más grande de la aviación

Vuelo MH370: la tenaz lucha por resolver el misterio más grande de la aviación


“Tienes que creer que encontraremos algo”, dice Brady Hernández, con una disposición que conmueve.

Y pareciera ser esa la conclusión de un año de búsqueda y millones de dólares invertidos en resolver el mayor misterio en la historia de la aviación: dónde está el vuelo MH370 de Malaysia Airlines.

El avión desapareció de los radares el 8 de marzo del 2014, con 239 personas a bordo, una hora después de haber despegado de Kuala Lumpur rumbo a Pekín.

busqueda en alta mar
La zona de búsqueda de los restos del vuelo MH370 se encuentra 1.800 kilómetros de la costa de Australia. A un barco a toda velocidad le toma seis días llegar a ese lugar.

 

Hernández es el líder del equipo de búsqueda submarina en el Fugro Supporter, uno de los barcos comisionados para localizar el avión, que acaba de terminar un ciclo de siete semanas en alta mar.

Un objetivo pequeño en un área gigante

La zona de búsqueda es tan remota como cabe imaginar: 1.800 kilómetros al oeste de la costa de Australia, tan lejos que le toma a un barco a toda velocidad seis días para llegar a ese punto.

Por ello, el Fugro Supporter almacena combustible suficiente para navegar por la zona durante siete semanas antes de tener que regresar a puerto.

mapa sobre el area de busqueda
El área prioritaria de búsqueda, donde la data de los satélites sugiere que pudo caer el avión, alcanza unos 60.000 metros cuadrados.

 

Durante la última ronda de búsqueda, la tripulación de 40 hombres enfrentó severas condiciones.

“Las olas eran muy grandes y el viento feroz”, cuenta Mike Dixon, un antiguo marinero de la Real Marina de Gran Bretaña, quien hizo referencia a que en esa oportunidad tuvieron que huir de dos ciclones con olas de 15 metros de altura.

Además del clima hostil, el equipo enfrenta una tarea de una dimensión casi inimaginable.

El área prioritaria de búsqueda, donde la data de los satélites sugiere que pudo caer el avión, alcanza unos 60.000 metros cuadrados.

Sin embargo, cuando los equipos de rastreo descienden al fondo del mar, que en esa zona se encuentra a una profundidad de 5 kilómetros, solo pueden recorrer esa área a un ritmo de lenta caminata.

Logo de Malaysia Airline
El avión desapareció de los radares el 8 de marzo del 2014, con 239 personas a bordo, una hora después de haber despegado de Kuala Lumpur hacia Pekín.

 

Es como recorrer a pie un área tan grande como 40 veces el tamaño de Londres.

“Buscamos algo muy pequeño en un área muy grande”, explica Dixon. “Aunque el avión luce muy grande cuando lo ves sobre tierra, en nuestro caso se ve muy pequeño al ubicarlo en el área que estamos trabajando”.

Cabe recordar que si la data recogida por los satélites está solo un poco equivocada, los barcos pueden estar buscando en el área equivocada por un margen extremadamente grande.

Optimistas hasta ahora

De toda la zona prioritaria se ha cubierto el 40% y no han encontrado nada, pero para el equipo y los directores no hay motivos para ser pesimistas.

Mike Dixon
“Buscamos algo muy pequeño en un área muy grande”, explica Mike Dixon.

 

“Concluyeron que esta es la mejor zona para buscar y por eso estamos aquí”, expresa Hernández.

Sin embargo, Dixon dijo que al principio él tenía dudas.

“Cuando comenzamos me sentía inseguro. Pero me fueron suministrando toda la información sobre el seguimiento que le hicieron al avión hasta que desapareció. Con esa información en la mano estoy seguro que estamos en la zona correcta”.

Tecnología de avanzada

Los barcos de búsqueda utilizan dos herramientas clave desarrolladas con tecnología de punta.

A la primera le llaman el “remolcador de peces”, y es un dispositivo atado a un cable de 10 kilómetros de largo, el cual desciende hasta estar cerca de la superficie.

Barco de rescate Fugro Supporter
El barco de rescate Fugro Supporter utiliza para las labores de búsqueda un dispositivo de sonar a máxima profundidad y un submarino no tripulado.

 

Actúa como un sonar que ayuda a elaborar un mapa del suelo marino.

El área de búsqueda en el fondo del mar está dividida en cuadrículas, que recorren con el remolcador de peces de arriba abajo, como si estuvieran cortando la grama en un jardín.

Si el dispositivo detecta algo, envía un submarino no tripulado para investigar ese sitio.

Hasta el momento han reportado diversos naufragios, pero nada más.

El submarino es uno de los equipos más modernos en el mundo, tiene un costo de US$10 millones.

Está equipado con cámaras en blanco y negro, así como con un sonar y sensores que detectan combustible, petróleo y otros químicos en el agua.

La tripulación cree que si el avión se encuentra en esta zona, lo más probable es que se encuentre fragmentado sobre la superficie y no hundido.

“El terreno es muy duro. Hay montañas, volcanes, enormes huecos. Toma mucho cuidado planificar cuando enviamos el submarino”, explica Dixon.

El principal temor es que en algún momento no puedan hacer ascender el submarino. Por ello no lo utilizan cuando hay mal tiempo, lo cual genera frecuentes retrasos a la búsqueda.

Búsqueda MH370
El primer ministro malayo felicitó a través de un comunicado el domingo a los miembros del equipo de búsqueda del avión por su esfuerzo.

 

Se espera que el resto del área prioritaria sea cubierta en mayo.

Encontrar el pajar

Nadie está preparado para dar muchos detalles si el MH370 no es encontrado.

“Esa es una decisión para los políticos”, dice Martin Dolan, jefe de la Oficina Australiana de Seguridad del Transporte.

La búsqueda es actualmente financiada por los gobiernos de Australia y de Malasia.

Un oficial del Fugro Supporter comentó que si se completa la búsqueda en esta área, y no se encuentre nada, los moverán hacia la próxima zona.

“Creemos que encontramos el pajar, ahora hay que buscar la aguja”, dijo Dolan, quien se mantiene cautelosamente optimista.

Famialiares de los pasajeros del vuelo MH370
“Es un trabajo importante el que estamos haciendo. Estamos tratando de cerrar un ciclo para las familias, de encontrar una respuesta para ellos”, dice Mike Dixon, marino de la tripulación del Fugro Supporter.

 

Por parte de la tripulación del Fugro Supporter, su misión es un compromiso con la familia de los pasajeros del MH370.

“Es un trabajo importante el que estamos haciendo. Estamos tratando de cerrar un ciclo para las familias, de encontrar una respuesta para ellos”, resalta Dixon.

Para Hernández, el final del período de siete semanas pudiera representar una oportunidad para tomar un descanso, y regresar a ver a su familia en Estados Unidos. Sin embargo, su ánimo apunta hacia otra dirección.

“Regreso mañana al Océano Índico por otro período de siete semanas de búsqueda. Quiero encontrar ese avión”.

.

BBC

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529